sábado, 5 de febrero de 2011

las mañanas de febrero

si algo me parece hermoso son las mañanas de febrero ,,frías y soleadas, con el olor de el ciruelo esparciendo su simpleza por el cuarto;el frágil árbol se embellece con sus flores pequeñas ,blancas , delicadas, sutiles ,etéreas,la luz del sol enmelada llena de romance ; quiebra los dobleces de la sabana y resbala hasta las paredes blancas donde los sonidos matutinos se despiden de el silencio.por la ventana abierta se cuela el aire sabatino mezclando olores dulces y ácidos , boztezoz de niños , suspiros de amantes que se despiden, lágrimas azules de mujeres que duermen solas, sangre, semen, dolor, amor, alegría.hay un silencio pasivo en la calle, los perros mean gustosos sobre el roció fresco de la madrugada , a dos cuadras aun se ve la neblina recogiendo su pabellón gris ,hay que bajar a la cocina poner el agua para el café, cocinar la torta de huevo, abrir la puerta de la calle sacar la basura, barrer el polvo de la banqueta y reciclar las botellas de vino,lavar las copas , levantar la ropa interior del suelo, y bañarse. en el baño a falta de tina de cerámica hay un inusual trasto de plástico gigante, donde el agua caliente humea, se evapora se enfría, se añade aceite de lavanda, se hunde despacio el cuerpo, los huesos se estiran la carne se suaviza, el jabón se resbala por los senos, por la espalda, al techo de le falta pintarlo se ve muy desgastado , la cortina verde se rompió,alguien toca a la puerta ,uno se cubre con la bata se asoma a la ventana , es un mensajero con su moto bulliciosa, uno dice ya bajo ,, se cubre el cuerpo con un chal blanco, baja suavemente las escaleras, recorre el pasillo rápidamente, la manija de la puerta esta fría abre, toma el sobre y sin decir nada , cierra bruscamente la puerta escucha algo al cerrar no recuerda.el sobre muy común como todos amarillo, con su hilo rojo para cerrar,no trae sellos ni remitente,dentro hay una hoja blanca con sus manchas negras en cursiva , en ella dice, me gustan las mañanas de febrero, por ser soleadas y frías, me gusta verte mientras te levantas , cuando preparas el café, cuando sacas la basura y te sonrojas por la noche que pasamos juntos, cuando te bañas en la tina y escrupulosamente lavas cada rastro de mi asqueada de mi olor que aun esta presente, cuando te asombras del silencio y lo disfrutas por que mi voz ya no resuena llena de exigencias nocturnas, cuando tomo tu cuello entre mis manos y veo tus ojos cerrarse y no respiras y no hablas y por fin piensas en mi;solo en mi, no mas mañanas de febrero para ti no mas café cargado no mas duchas ni sorpresas, solo yo en tu mente solo yo.

1 comentario:

  1. Eva, me da gusto que tengas un blog, que pueda leerte y con ello sentir tus postales del día

    Un abrazo

    ResponderEliminar